Víctimas del conflicto armado colombiano buscan una nueva vida como bármanes

Víctimas del conflicto armado colombiano buscan una nueva vida como bármanes 

Jóvenes que habitan en las barriadas más pobres de Cartagena (Colombia) exhiben hoy, viernes 24 de mayo de 2019, sus diplomas de graduación del curso de Técnico laboral en servicio de salón, restaurante y bar que obtuvieron bajo el auspicio del BBVA Colombia y la Fundación Plan. EFE

Cartagena (Colombia), 24 may (EFE).- Un grupo de 50 jóvenes habitantes de las barriadas más pobres de Cartagena de Indias y que fueron víctimas del conflicto armado colombiano encontraron una nueva oportunidad de vida al graduarse como barman.

Uno de los beneficiados es Luis Valiente, quien se graduó como técnico laboral en servicio de salón, restaurante y bar gracias al apoyo recibido por el BBVA Colombia y la Fundación Plan.

Valiente calificó esta experiencia como «muy importante» y señaló que gracias a la capacitación recibida ahora tiene más oportunidad para ayudar a su familia a salir adelante porque trabaja en un establecimiento de la turística Islas del Rosario, en el Caribe colombiano.

La gerente de responsabilidad corporativa de BBVA Colombia, Liliana Corrales, dijo a Efe que estos programas abren la puerta para los jóvenes que «a partir de allí pueden trazar un mejor destino para sus vidas».

«Además de graduarlos tenemos la buena noticia que ya hay muchos de ellos que están trabajando, lograron sus accesos a temas laborales y seguramente van a construir a partir de ahí su plan familiar y su bienestar», agregó.

Corrales afirmó que el banco seguirá apoyando estos proyectos educativos en la región Caribe y en otras partes del país, especialmente en áreas que «están generando oportunidad laboral».

Al igual que Valiente, otras 178 personas se han beneficiado con el programa en ciudades como Sincelejo (norte) y Tumaco (sur), donde han recibido capacitaciones en primera infancia, gastronomía, asistencia administrativa, mecánica diésel, cocina y bar, secretariado ejecutivo, asistencia social y contabilidad y costos.

Estas iniciativas han contado con una inversión de 200 millones de pesos (unos 59.000 dólares) por parte del BBVA, que trabaja en alianza con la fundación y el Centro de Formación para el Trabajo y el Desarrollo Humano.

Otro de los beneficiados es Duván Martínez, quien manifestó que ha «hecho posible un sueño», por lo que dice tener «esperanzas de acceder a un empleo digno» que le abra las puertas a una nueva vida para él y su familia.

La gerente de proyecto de Fundación Plan para la región Caribe, Shirley Navarro, comentó a Efe que el programa «ha significado un avance» para estos jóvenes «que tienen grandes deseos de seguir adelante».

«Este es un proceso que apenas inicia porque aunque termina en la parte de la formación con el grado, empieza todo ese proyecto de vida que ellos se han planteado para generar una dinámica muy distinta en su núcleo familiar», subrayó.

Además, la ejecutiva aseveró que espera que esta experiencia sirva como punto de partida para que otros jóvenes se sumen al programa y den un nuevo rumbo a sus vidas, tal como lo hizo Yodeinis Benavides.

La mujer, de 27 años, se formó en salón, restaurante y bar, lo que consideró le dará los medios para sostener a sus dos hijos y seguir creciendo profesionalmente, pues pasó de ser camarera a coordinadora de un bar en un hotel prestigioso en Cartagena.