Singapur arresta a varios birmanos por recaudar fondos para un grupo insurgente

Christine Schraner Burgener (c), Enviada Especial de las Naciones Unidas (ONU) para Birmania, abandona la oficina del Partido Arakan tras mantener una reunión con los dirigentes del partido en Sittwe, Estado de Rakhine, Birmania. Schraner Burgener visitará este país del 10 al 12 de julio. EFE/Nyunt Win

Bangkok, 11 jul (EFE).- Las autoridades de Singapur informaron sobre el arresto de varios birmanos, sin precisar el número, que habían organizado un acto para recaudar fondos destinados a un grupo insurgente que combate contra el Ejército.

El Ministerio singapurense de Interior, en un comunicado, señaló el miércoles que los detenidos se habían movilizado para recabar apoyos y dinero destinado al Ejército Arakán, que combate a las Fuerzas Armadas en los estados Rakáin y Chin, oeste de Birmania.

Al menos una de las personas arrestadas, según el ministerio, tiene relación directa con los líderes de la guerrilla insurgente, cuyos combates contra los militares se han incrementado en los últimos meses y han causado el desplazamiento de unas 35.000 personas.

El grupo, algunos de los cuales lucieron durante un acto pasado vestimentas con el logo del Ejército Arakán, se arriesga si se confirman que las acciones vulneraban la seguridad de la ciudad-estado a ser deportados y entregados a las autoridades de Birmania, donde podrían ser arrestados de nuevo.

El estado de Rakáin, también conocido como Arakán, atrajo la atención del mundo por la operación militar iniciada en 2017 contra la población rohinyá, de mayoría musulmana y que desde hace siglos habita la zona.

Investigadores de Naciones Unidas calificaron el operativo castrense, que obligó a más de 730.000 rohinyás a huir al vecino Bangladés, como «limpieza étnica con marcas de genocidio».

El Ejército Arakán, que cuenta con el apoyo de los budistas rakáin, reclama al gobierno central una mayor autonomía.

Por otro lado, las autoridades de Naipyidó no reconocen la ciudadanía de los rohinyás, a los que consideran inmigrantes bengalíes, y les someten desde hace años a todo tipo de discriminaciones, incluidas restricciones a la libertad de movimientos.