Comienzan a desembarcar en Brasil turistas de EE.UU. y Canadá exentos de visa

Según las nuevas normas, los visitantes de los países beneficiados pueden ingresar a Brasil sin visa y permanecer hasta 90 días, prorrogables por el mismo período, desde que no superen los 180 días por año. EFE/Archivo

Río de Janeiro, 17 jun (EFE).- El decreto que permite el ingreso a Brasil sin necesidad de requerir visado de turistas procedentes de Estados Unidos, Canadá, Australia y Japón comenzó a regir este lunes y puede generar ingresos adicionales para el país por unos 1.000 millones de dólares anuales, anunciaron fuentes oficiales.

La entrada en vigor de la norma fue celebrada por el ministro de Turismo de Brasil, Marcelo Álvaro Antonio, que acudió este lunes al aeropuerto internacional de Río de Janeiro para recibir personalmente a un grupo de turistas procedentes de Estados Unidos y que fueron los primeros en beneficiarse de la exención de visados.

El decreto del Gobierno que exime de visa a los turistas de esos países sin la respectiva reciprocidad, ya que los brasileños aún tienen que pedir permiso para visitar tales naciones, fue firmado por el presidente Jair Bolsonaro tras la visita que hizo en marzo pasado a Estados Unidos.

Bolsonaro justificó su decisión en los beneficios económicos que puede generar ya que, según los cálculos del Gobierno, el aumento de los visitantes de cuatro importantes generadores de turistas puede suponer ingresos anuales adicionales para el país por 1.000 millones de dólares.

La medida, además, ayudará al Gobierno del líder ultraderechista a cumplir la meta que se propuso de duplicar el número de turistas extranjeros que visita Brasil, desde 6 millones en 2018 hasta 12 millones en 2022.

«Se trata de un día histórico para el turismo en Brasil», aseguró el ministro en declaraciones a periodistas tras recordar que la iniciativa era defendida por los operadores turísticos del país desde hacía unos 15 años.

Algunos de los turistas estadounidenses recibidos en el aeropuerto de Río por el ministro admitieron que decidieron visitar Brasil tras enterarse de que ya no les sería exigido el visado.

«Quien gana es la economía de Brasil y nuestra población, porque con seguridad esta iniciativa, a mediano plazo y con las inversiones debidas en promoción, va a generar empleo, renta y divisas para el país», afirmó el ministro.

El funcionario recordó que el año pasado los turistas brasileños gastaron 18.200 millones de dólares en el exterior mientras que los extranjeros que visitaron Brasil solo dejaron 5.900 millones de dólares en el país.

Agregó que el flujo de turistas procedentes de Estados Unidos, Canadá, Australia y Japón ya había aumentado un 15,7 % el año pasado luego de que entrara en vigor una medida que permitió a los visitantes de esos países pedir la visa por internet y sin necesidad de acudir a los consulados.

Según las nuevas normas, los visitantes de los cuatro países beneficiados pueden ingresar a Brasil sin visa y permanecer hasta 90 días, prorrogables por el mismo período, desde que no superen los 180 días por año.